El blackjack es uno de los juegos de cartas más populares que existen, casi tanto como el póker. Este juego de origen francés cuenta con miles de jugadores en todo el mundo, además pueden participar hasta 7 personas de manera simultánea en una misma partida. El blackjack, también llamado veintiuno, es un juego de azar, pero también de ingenio y de control mental. Este juego pone a prueba a los mejores y permite disfrutar de partidas de lo más entretenidas y emocionantes. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este mítico juego de cartas. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el blackjack?

El blackjack es un juego de cartas propio de los casinos. Este se juega con la baraja inglesa (con un total de 52 cartas y sin los comodines) y su objetivo es acercarse lo máximo posible al valor de veintiuno —nombre con el que también se le conoce—. Existen varias referencias que datan el origen de este popular juego de azar y estrategia en el siglo XVII y en la región de Francia. De hecho, en un primer momento el juego fue conocido como Vingt et Un —que significa veintiuno en francés—. Debido a la gran aceptación y popularidad de los juegos de azar y apuestas de la época el blackjack traspasó fronteras y fue perfectamente asimilado e integrado en los casinos estadounidenses, donde recibió el nombre con el que hoy se conoce —su denominación proviene de la pronunciación del As y la Jota—. Hoy en día este juego de cartas es popular en todo el mundo y lo podemos encontrar en casinos físicos, casinos virtuales y aplicaciones para el teléfono móvil.

Cómo se juega al blackjack

Las reglas del blackjack son muy sencillas, de hecho, gran parte de su popularidad se debe a lo fácil que resulta de entender. Para jugar a este juego hay que saber que el objetivo final es alcanzar un valor lo más cercano posible a 21, ganando de esta forma al croupier. Ahora bien, hay que tener considerar, así mismo, que dependiendo del casino pueden existir dos versiones diferentes —la europea y la americana— y que puede haber algunas variaciones en el reglamento. Vamos a verlo con más detalle, para que no queden dudas.

Reglas del juego en blackjack

Para jugar al blackjack se necesitan entre 4 y 7 jugadores. Las reglas básicas de este popular juego de cartas son las siguientes:

  1. El croupier reparte dos cartas a la vista a cada jugador. Este es el oponente a todos los jugadores, en representación del casino. Los jugadores, por otro lado, cuentan con una casilla donde recibir dos cartas visibles y poder hacer las apuestas que deseen —siempre y cuando se adapten a los montos máximos y mínimos fijados previamente—.
  2. Una vez que el croupier reparte las dos cartas a cada jugador pregunta si necesita otra más.
  3. Los jugadores deben indicarlo claramente y solicitar la carta para llegar a la cifra de 21 o lo más cerca posible. Hay que tener en cuenta que los jugadores tienen la posibilidad de doblar las apuestas tras recibir sus dos primeras cartas.
  4. En caso de tener blackjack el jugador gana y recibe un pago de 3 a 2.
  5. El croupier debe plantarse con un valor total de 17 o más o tomar una carta en caso de sumar 16 o menos.

Ahora bien, si hubiera un empate con el croupier —en caso de que también tenga blackjack— entonces ninguna de las manos gana. Si las cartas suman un valor más cercano a 21 que las del croupier, el jugador ganaría la partida y recibiría el valor de la apuesta.

Acciones en el juego

Es posible llevar a cabo diversas acciones en el juego, dependiendo de la situación que se presente. Las vemos:

  • Doblar las apuestas: Existe la posibilidad de doblar la apuesta inicial tras recibir las dos primeras cartas. Algunos casinos solo permiten hacerlo si la suma hasta el momento es de 9,10 u 11, además el jugador solo recibirá una sola carta adicional.
  • Abrir juegos: En caso de que un jugador reciba dos cartas iguales al principio es posible dividirlas y abrir dos juegos paralelos para hacer dos apuestas contra el croupier (estas deben ser iguales). El jugador debe colocar una segunda carta en el primer juego y complementarlo antes de continuar con el siguiente. En caso de que se que las cartas repetidas y divididas en dos apuestas sean dos ases, entonces únicamente podrá pedir una sola carta más para cada una de estas apuestas. Así mismo, si recibe un Diez o una figura junto a uno de dichos ases, no se consideraría blackjack (aunque la suma sea de 21 es necesario que la cantidad se obtenga con la suma de otras cartas para tal fin).
  • Asegurar el juego: En el supuesto de que la primera carta visible del croupier sea un As, entonces el resto de los jugadores tienen la posibilidad de asegurar el juego apostando a que él obtendrá blackjack y colocar hasta la mitad de la apuesta en un espacio conocido como “seguro”. En caso de que el croupier obtenga la combinación mencionada el jugador pierde su apuesta inicial, pero le pagan 2 a 1 por la apuesta segura. En caso de que no obtenga blackjack, el jugador pierde su apuesta de “seguro”.

Valor de las cartas

El valor de las cartas en blackjack es el siguiente:

  • Valet (Sota), Reina y Rey: 10
  • As: 11 o 1.
  • Resto de cartas: Conservan su valor.

El blackjack se consigue cuando las dos primeras cartas son un 10 o cualquier figura y un As.

Diferencias entre la versión europea y americana del blackjack

Hay que tener en cuenta que dependiendo del casino pueden existir hasta dos versiones diferentes, la versión europea y la americana. La diferencia principal entre una y otra está en la segunda carta del croupier. En el caso de la americana, después de que el croupier ponga su primera carta visible sobre la mesa, sacará la segunda y esta estará tapada. Ahora bien, si con la carta descubierta existe la posibilidad de conseguir blackjack, entonces debe comprobar la segunda carta antes de continuar y si fuera el caso de que lo tiene, lo comunicará obligatoriamente al resto de los jugadores. En la versión europea, por el contrario, la segunda carta del croupier no se reparte hasta que el resto de jugadores hayan jugado sus manos. Es decir, saca su segunda carta al final —ello implica que el jugador puede haber subido la apuesta inicial sin saber las cartas del croupier y que este obtenga blackjack, lo que resulta menos ventajoso para los jugadores, en comparación con la versión americana—.