Como en todo juego y deporte que levanta pasiones, el póker ha recogido a lo largo de su historia toda una serie de frases famosas que merecen ser recordadas. Algunas aleccionadoras, otras chulescas y otras simplemente imperdibles, en este post vamos a hacer un compendio de frases míticas de póker que han pasado a la historia del juego de azar más popular y jugado del mundo.

Frases célebres de póker que pasarán a la historia

Hay frases de póker famosas que conocerás, pero otras seguramente ni las habías escuchado y vale la pena conocerlas no solo por la moraleja que pueden esconder, sino por la situación en la que se produjeron. Hay situaciones en las que la tensión se podía cortar con un cuchillo, y otras que fueron, simplemente, hilarantes.

“El que inventó el póker fue brillante, pero el que inventó las fichas fue un genio”. Su autor fue Julius Weintraub, jugador profesional de póker, y esta afirmación, a medio camino entre la obviedad y la ocurrencia, arrancó la carcajada de multitud de seguidores. Es una de las frases de póker más conocidas y no son pocos los jugadores que imitan a Weintraub en los descansos en medio de una conversación.

“Hay que entender que todo lo que haces en la mesa de póker transmite información. No puedes estar comiéndote un sándwich o mirando el móvil”. El siempre sabio Daniel Negreanu, AKA Kid Poker, nos ha dejado unas cuantas frases célebres de póker y esta es especialmente útil para los aficionados más inexpertos que buscan mejorar su juego. En efecto, cada pequeño detalle da información en la mesa de póker, desde un carraspeo, una respiración entrecortada o una determinada pose. Absolutamente todo puede ser utilizado por los demás jugadores para tratar de desplumarte. El primer paso es ser consciente de ello, lo demás es práctica y disciplina.

“Si vas a nacer con instinto para el juego, mejor que tengas sentido de las probabilidades. De lo contrario, serás un pésimo jugador”. A veces a Jack Dreyfus le perdían las maneras, pero es innegable que, visto en perspectiva, es una de las frases de jugadores de póker más sabias que se pueden leer. En apenas unas pocas palabras, Jack te enseña qué hace falta para jugar: un buen instinto o amplios conocimientos en probabilidad y estadística. Nosotros nos inclinamos por una combinación de ambas, pero no discutiremos con el bueno de Dreyfus…

“Aprender a jugar dos parejas vale tanto como una educación universitaria y también cuesta casi lo mismo”. Una de las frases de póker más demoledoras y ciertas que se recuerdan. Un buen reflejo de las oscilaciones que puede sufrir la suerte de un jugador con el tiempo.

“Gran parte del dinero que se gana en el póker no procede de la brillantez de tu juego, sino de la ineptitud de tus oponentes”. Lou Krieger es una de las figuras con más carisma de la historia reciente del póker, y nunca desaprovecha la ocasión para dejar huella con una de sus controvertidas frases de póker. Lo cierto es que más razón no puede tener el bueno de Lou, ya que en el póker no solo dependes de tus cartas para ganar, sino de las que puedan tener el resto o, en su defecto, de la ineptitud de tus contrincantes. Es una de las frases de jugadores de póker que más resuenan incluso hoy en día entre los aprendices más jóvenes.

“No busco a un contrincante perdedor para desplumarlo, sino a un campeón para hacerlo un perdedor”. ¿Recuerdas a la leyenda Amarillo Slim? Un jugador de los de antes, de gran presencia e incontestable clase. A lo largo de su prolífica trayectoria nos ha dejado algunas frases míticas de póker, y esta es una de las recordadas. Dicen que a uno lo juzgan por la talla de sus enemigos, y hacer que un campeón muerda el polvo es una de las mayores satisfacciones que un jugador de póker puede obtener. No es que sea precisamente una de las frases de póker más graciosas, pero es una buena muestra del talante que tenía esta figura inigualable del póker.

“En el póker, el pecado mortal es confundir una mala jugada con la mala suerte”. James Bond fue creado por Ian Fleming, escritor conocido por su afición al póker y sus profundas reflexiones. Una de las frases más célebres de póker la dijo él, y lo cierto es que no le faltaba razón: en el póker es fatal confundir la mala suerte con la ineptitud de no haber sabido jugar bien, algo que aboca al fracaso a quienes no sean capaces de diferenciarlo.

“Siempre juego con los jugadores, no con las cartas”. Hablando de James Bond: una frase muy parecida dijo el súper espía más famoso del mundo en Casino Royale, cuando Bond va a protagonizar una partida de póker para enfrentarse a un villano que va a por el bote. Lo cierto es una de las frases de póker más famosas y fue dicha, ficción aparte, por el jugador Gun Hansen. Un jugador de póker siempre juega con el jugador que tiene enfrente y la clave para vencer está muchas veces en saber calar a los rivales, hecho que motivó esta afirmación.

“Esto no es póker”. Si hablamos de frases calentitas, atentos a esta de Daniel Negreanu. Puede que recuerdes su enfrentamiento durante el Main Event de las World Series of Poker, cuando Kid Poker hizo una apuesta postflop de 300 puntos y su rival hizo un raise all-in a 5.000. La cara que se le quedó a Negreanu fue vista por todos, incluido su rival, que le espetó un displicente “esto es póker”. Kid Poker no se pudo callar, diciéndole allí mismo: “No, eso no es póker. Esa es la manera que tú tienes de jugar al póker, pero desde luego, no es póker”. Es una de las frases de jugadores de póker más famosas y con más calado que se recuerdan.

“Pensé que tenías reyes”. Si buscabas frases de póker graciosas, agárrate porque se avecina una buena. Te ubicamos: durante el show Poker After Dark, la campeona de las WSOP de 2005 en el Ladies Event y también actriz nominada al Óscar Jennifer Tilly estaba jugando contra varios rivales, entre ellos Patrik Antonius, el involucrado en la anécdota, y Phil Ivey. Cuando Antonius había hablado, la cara de Tilly parecía desencajada y aún hay quien se pregunta hoy en día por qué compartió su impresión de que el jugador finlandés tenía reyes. Desde luego, leyó la partida como nadie lo había hecho y su conclusión no pudo haber sido más errónea. La situación fue tan disparatada que la reacción de Phil Ivey al escucharla ha sido carne de meme desde entonces.

“Las matemáticas son idiotas”. Hay quienes no pueden controlar su prepotencia, y Barry Greenstein espetó esta frase en un arrebato. No es de extrañar: solo tenía un 25% de probabilidades de llevarse el bote y consiguió hacerse con él, en detrimento de Tom Dwan, que tenía las de ganar y finalmente cayó ante el primero. Barry, en plena euforia, dijo en ese contexto que “las matemáticas son idiotas. Si sientes que vas a ganar, hay que pagar”. Lo cierto es que a él le salió bien (lo que contribuyó a hacer de esta afirmación una de las frases de póker más famosas de la historia reciente de este juego), pero por norma general lo recomendable es no dejarse llevar por pálpitos y hacer caso a la estadística.

“¡Que me traigan más rusos!” Otra de las frases más míticas de póker que se recuerdan. Tony G pronunció estas palabras durante el Intercontinental Poker Championship de 2006, cuando se enfrentó contra Ralph Perry. Tony estuvo provocando a Perry durante toda la partida y consiguió que al final le pagase un all-in con KJo. ¿Qué pasó después? Que Tony G se puso histérico al ver la mano con la que le había hecho call, y cuando el dealer empezó a descubrir las cartas comunes, la bestia ya estaba desatada. Tras eliminar a Perry, le espetó que era un jugador penoso y gritó su famoso “¡que me traigan más rusos!”. Nos ha regalado una de las frases de póker más graciosas y contundentes, sí, pero menudo ambiente se tenía que respirar en esa mesa después de aquello.