Una de las acciones más controvertidas que puede suceder en una partida de póker es la declaración de mano nula por parte del dealer o croupier. Levanta muchas suspicacias y se elevan numerosas quejas por parte de los jugadores que sufren la decisión de la declaración de mano muerta.

Para comprender mejor qué es y cuándo se puede declarar, vamos a profundizar en los factores que influyen para que el dealer considere su declaración, qué papel juega la normativa al respecto y si sus efectos pueden revertirse en caso de que se produzca un error durante la partida.

Qué es la mano muerta y por qué sucede

Todo juego se basa en un determinado reglamento, y él es el que define todos los aspectos relacionados con el juego. Empecemos por el principio: cada casino puede tener su propio reglamento, así como cada torneo puede tener su propio conjunto de reglas de póker. Como ocurre con las leyes, su desconocimiento no exime de su cumplimiento y es necesario conocer la normativa para no caer en actitudes constitutivas de sanción.

Siendo realistas, son pocos los jugadores que echan un vistazo a todas las reglas que forman parte de la normativa, y esto siempre lleva a equívoco o hace pensar al jugador que cierta actitud no ha podido ser sancionable, cuando en realidad sí lo ha sido.

La mano muerta es una acción por la cual el dealer declara nula la acción de una determinada mano. No tiene tanta presencia en la vertiente online como en la presencial, estando especialmente presente en competiciones amateurs o en torneos de nivel medio, donde los jugadores se encuentran en mesas con una normativa clara pero donde priman los impulsos y existe un mayor margen de error, dada la informalidad de la situación.

En casi todos los casos, ha existido una infracción o una acción indicada en el reglamento como infractora que da al dealer la potestad para declararla nula. Lo que suele ocurrir es que, ante el desconocimiento de la normativa, el jugador hace una determinada acción sin saber que está incurriendo en un hecho sancionable, lo cual no le exime de tener que cumplir la sanción; en este caso, la de sufrir la nulidad de su mano.

Hemos comentado muchas veces que las dinámicas del póker online son muy distintas de las del póker presencial, y no hay mayor exponente que la declaración de la mano muerta. No es tanto que en la variante digital del póker no haya normativa, como que en el presencial se penalicen más ciertas acciones que en el póker online se regulan solas.

Cuándo un croupier puede declarar la mano muerta

Existen varios supuestos en los que el repartidor puede declarar muerta la mano o puede matar la mano de un jugador sin previo aviso. Parecen situaciones un tanto surrealistas, pero suceden mucho más a menudo de lo que pueda parecer, y la mayoría de las veces por culpa de errores o descuidos.

Retirada automática de la partida

Un simple error de pronunciación puede hacer que el croupier mate tu mano. Es así de simple, y así de triste. Si un jugador se equivoca pronunciando el fold y continúa apostando a pesar de haberse retirado, la mano será declarada muerta. En póker existe la máxima de que la palabra siempre prevalece por encima de la acción física, y no se hacen distinciones, a pesar de que haya podido ser error. Además, perderás todas las fichas apostadas en ese momento, por lo que sé claro en tus indicaciones.

Tirar las cartas hacia delante o mezclarlas por error

Una acción penalizada con la declaración de mano muerta es el lanzamiento de cartas. Aunque esté en medio de una apuesta, cuando se lanzan las cartas hacia delante el dealer declara la mano muerta.

Es una acción que a veces se hace cuando todo está perdido, como signo de derrota, pero la mano muerta se declara igual para que el jugador sea consciente de su sanción.

Ojo también con mezclar las cartas. Aunque suceda durante una apuesta, si se mezclan las cartas con las de otro jugador el dealer podrá declarar la mano muerta, así que mira bien dónde las dejas.

Ojo con el número de cartas

No suele pasar, pero los dealers son personas y, como tales, a veces pueden equivocarse. Si se excede el número de cartas, si se escapa un Joker, o si se tiene cualquier otro tipo de carta considerada ilegal, el croupier podrá declarar muerta la mano.

A pesar de que ha podido producirse un error, es elemental que el jugador sepa que no existiría posibilidad de devolución de sus fichas si tuviera alguna en juego. Es lo que suele estar estipulado en la normativa.

Exceder el tiempo durante el turno

Siempre se da un tiempo prudencial para pensar, pero cuando un jugador suele estar más de 120 segundos sin realizar ninguna acción durante su turno, el dealer suele avisar al supervisor de la mesa o al director de la competición para informarle de la situación.

En caso de que esto ocurriese, el superior avisará al jugador de que dispone de 60 segundos para actuar. Lo normal es que se haga en voz alta una cuenta regresiva cuando resten 10 segundos, para que el jugador sepa que se le está acabando el tiempo.

Si al llegar a cero no ha hecho ninguna acción, el dealer declarará la mano muerta del jugador sancionado.

Recogida de cartas por error

Pasa más de lo que puede parecer, y lo cierto es que es un fastidio. Las cartas deben estar siempre protegidas por un objeto: un vaso, una ficha, un sujetacartas o las propias manos del jugador, con el fin de que el dealer no las recoja por error. Además, siempre deben estar tras la línea de seguridad de la mesa para evitar confusiones, pero en caso de que el dealer las recoja por error, la mano será considerada mano muerta.

Las posiciones más peligrosas en este sentido son las que están justo a los lados izquierdo y derecho del dealer, las más propensas a descuidar las cartas y donde el croupier puede recoger más fácilmente por error las cartas de un jugador activo.

Normalmente, el jugador afectado perderá todas las fichas que tuviera en juego en ese momento, aunque podría recuperarlas en caso de que ningún jugador hubiese igualado o subido todavía su apuesta.

Hacer gestos de engaño

Hay una diferencia entre hacer un falso farol y caer en el engaño e incitar a los enemigos a confundirse. Por ejemplo, si un jugador hace el gesto de foldear y con ello provoca que otros jugadores apuesten o tiren sus cartas, el dealer podrá declarar muerta la mano.

Esto tampoco es exactamente lo que se conoce como colusión, una técnica fraudulenta que consiste en jugar compinchado con otros jugadores de la mesa de manera encubierta para ir contra un rival concreto de la mesa.

Consejos para evitar que el croupier declare la mano muerta

Hay varias cosas que se pueden hacer para cubrirse las espaldas y evitar que el dealer declare la mano muerta. Un compendio bastante útil y rápido es el que te proporcionamos a continuación:

1.- Léete el reglamento. Es básico que conozcas las normas del torneo o del lugar que actúa de anfitrión, y para evitar confusiones futuras lo ideal es que conozcas qué acciones están permitidas y cuáles no.

Trata siempre de despejar las dudas antes de que la competición empiece, puesto que la participación da a entender la aceptación de las bases.

2.- Protege tus cartas. Las cartas deben estar siempre protegidas. Queda muy bien ver en las películas cómo protegen las cartas con fichas y demás, pero lo hacen por una razón: en el póker las cartas que tienen un objeto encima, por pequeño que sea, no son recogidas por el dealer. Así se aseguran de que no haya errores.

3.- No lances las cartas. ¿Te has preguntado por qué muchas veces los jugadores de póker lanzan las cartas contra la mesa con esa pose tan chulesca? No es chulería, es seguridad. Y es que está prohibido lanzar las cartas, aunque sea levemente sobre una zona no segura de la mesa, y la única manera de tirarlas con efusividad sin correr riesgos de una mano muerta es hacerlo contra la mesa, sin que las cartas se desplacen.

4.- No las descubras antes de hora. Nunca te confíes y mantén las cartas siempre tapadas. Descubrirlas antes de hora te eliminará automáticamente de la partida en sentido figurado porque te privará de cualquier posibilidad. No dejes que te engañen y no las descubras hasta que sea tu turno definitivo.