Desde que el póker se ha digitalizado y se ha asentado en el plano virtual, se ha convertido en el principal hobby para muchos usuarios aficionados al póker en vivo.

Su enorme accesibilidad y el hecho de poder acceder a su sala favorita desde casi cualquier dispositivo inteligente ha popularizado y democratizado las bondades de este juego, que sigue atrayendo a usuarios de todo el mundo dadas las facilidades que ofrece en comparación con las mesas tradicionales de póker.

Pero esa afición ha llevado a muchos usuarios a querer ir un paso más allá y dedicarse a nivel profesional al póker en línea. ¿Es eso posible? ¿Cómo se consigue? ¿De verdad se gana dinero jugando al póker online? Te sacamos de dudas.

Aumentando el potencial de tus jugadas para ampliar las ganancias

Te vamos a contestar rápidamente: sí, es posible ganar dinero jugando al póker. Independientemente de si hablamos de póker en vivo o póker en línea, el póker, a nivel profesional, puede ser una fuente de ingresos más que interesante.

Ahora bien, hacen falta tener una serie de destrezas y aptitudes para poder conseguir unos ingresos tan voluminosos y recurrentes como para poder afirmar que, efectivamente, puede uno ganarse la vida jugando al póker.

Aunque el póker online ha roto muchos de los esquemas y principios que han sustentado al póker en vivo durante décadas, lo cierto es que ha conseguido hacer de este juego uno mucho más popular de lo que ya lo era anteriormente.

Antes de la llegada de los dispositivos digitales todo el mundo conocía el póker o sabía que se jugaba, pero es que ahora todo el mundo, a través de sus smartphones, puede entrar en una sala de póker online y apostar una cantidad de dinero por pequeña que sea. Las tornas han cambiado, y parece que para bien.

Pero ahora viene la pregunta del millón: ¿cómo se puede ganar dinero jugando al póker por Internet? A pesar de que muchos jugadores profesionales han revelado tácticas y secretos de sus métodos únicos para vencer a sus oponentes, la clave que se deduce de todas estas declaraciones es que es necesario dedicarse por completo a este juego para poder ganarse la vida jugando al póker online algún día.

La presión es más alta conforme uno se va especializando, pero los márgenes de la disciplina son inamovibles porque es necesario aprender que no existen fondos ilimitados. Hay que saber administrarse bien. Pero los profesionales ponen el foco en otras cuestiones más concretas.

Trucos para aumentar el rendimiento de las ganancias en el póker en línea

Uno de los aspectos en los que los profesionales ponen más el foco tiene que ver con los porcentajes de las apuestas. Por norma general, recomiendan apostar mediante porcentajes y no con cifras, ya que así se simplifica la designación de las apuestas y los jugadores se pueden hacer una idea de las proporcionalidades de la jugada.

También es una buena forma de mantener cierto suspense en torno a la cantidad total de dinero apostado. Algo así como una apuesta explícita, pero disimulada. Mientras los rivales cuentan cuánto dinero hay, tú podrás analizar otros aspectos de la partida y harás que se desconcentren.

El uso de las matemáticas es esencial. Y no solo para calcular tu dinero, sino para entender todo lo relacionado con el póker. Es importante la formación, continuar aprendiendo y formarse cuando no se esté jugando. Por eso, quienes quieran ganar dinero jugando al póker tienen que formarse de manera continua y no conformarse con lo aprendido. De lo contrario, corren el riesgo de quedarse atrás.

En cuanto a la partida en sí, es importante adaptar el rol en cada fase de la partida. Por ejemplo, un dicho muy común entre los jugadores es que hay que ser conservador al principio y empezar a jugar de manera agresiva durante el final. Eso es porque las ciegas son más pequeñas al principio, y bajo esa premisa se han elaborado grandes cantidades de estrategias que han llegado, en su mayoría, a buen puerto.

Otro punto importante es la importancia de no perder. Bajo esta aparente obviedad se esconde un argumento mucho más profundo: si no tienes las de ganar, al menos que no tengas las de perder. No tienes que olvidar que no tienes por qué tener siempre la mejor mano ni pelear por ser el jugador más top de la mesa. Todo se reduce a no perder de manera constante. Si eres capaz de conseguirlo, podrás ser capaz de cualquier cosa.

Algunos jugadores hacen hincapié, además, en el estudio de las manos. Una forma para hacerte caer en una trampa es que los rivales hagan uso de algunas de las manos más traicioneras que se conocen en el póker, un tipo de estrategia que está pensado para parecer inofensiva pero que busca desestabilizar el stack del oponente.

Por otra parte, hay que tener en cuenta el nivel de experiencia de los jugadores de la partida. Estos parámetros pueden ajustarse gracias a los filtros que las salas de póker habilitan y permiten adaptar los parámetros de la partida a las preferencias de cada usuario.

Ahí está, precisamente, una de las claves del éxito del póker online: su alta capacidad de adaptación. En apenas unos pocos toques la sala podrá ser adaptada a gusto de cada jugador, algo que no sucede con las mesas de póker en vivo. Ventajas que la digitalización ha traído consigo y que han permitido que los jugadores puedan disfrutar de su afición favorita desde cualquier lugar.