Un complemento de póker muy apreciado por jugadores de todo el mundo es la tabla de póker, fundamental para quien aspira a refinar su juego y convertirse en un jugador profesional. Las tablas, para que nos entendamos, son las enumeraciones dispuestas en unos cuadros de información relevante que están pensados para ser consultadas en todo momento.

Qué papel juegan las tablas de póker en el desarrollo de una partida

Así como otros juegos disponen de su propia tabla (como el Blackjack, donde es posible ver cada decisión estratégica importante que se puede tomar), en el póker existen cuadros informativos que hacen referencia a algunos de los principios matemáticos más importantes del póker.

Estos elementos estadísticos pueden llegar a ser difíciles de memorizar, incluso para quienes sean unos avezados jugadores de póker. Aunque la práctica puede llevar a los jugadores más entrenados a prescindir de estas tablas, siempre viene bien tener este comodín a mano con el fin de acabar siendo un jugador experto en todo tipo de jugadas.

Una tabla de valores en póker tiene un papel meramente informativo, pero su presencia es decisiva para tener a mano toda la información acerca de las jugadas estratégicas más importantes.

De hecho, en las competiciones profesionales de póker que se retransmiten por televisión es habitual encontrar gráficos que se proyectan en la interfaz de manera simultánea y que permiten a los televidentes conocer cuáles son las mejores jugadas en cada momento. Por eso, algunos de los jugadores profesionales autodidactas comentan que sus orígenes se basaron en la observación y el entreno, ya que gracias al uso de estas tablas de póker para torneos televisados les fue posible conocer en profundidad todas las jugadas disponibles y los motivos por los que cada una era mejor que otra en cada momento de la partida.

Tomando como referencia el ranking de manos de póker, existe cierto consenso en crear dos grupos de jugadas para realizar la tabla de valores de póker de una manera efectiva. Todas las jugadas superiores forman parte del grupo de las mejores (estas son: escalera real, escalera de color, póker y full) mientras que el resto formaría parte del grupo menos bueno para realizar una jugada: escaleras, tríos, dobles parejas y demás.

Y es que una tabla de póker de manos es muy útil para tener una idea de cuáles son las mejores manos. No todas son ganadoras, eso ya lo sabrás a estas alturas, pero conviene que no lo olvides. Por ejemplo, en esta tabla la pareja de ases se colocaría en el primer puesto, justo por delante de la pareja de reyes y la pareja de damas. Pero ojo, porque esto es tomando como referencia la variedad de Texas Hold’em.

En la cuarta posición estaría el as con el rey del mismo palo, y le seguirían la pareja de jotas, la pareja de dieces, el as con el rey de diferente palo, el as y la dama del mismo palo, el as y la jota del mismo palo, y el rey y la dama del mismo palo. Digamos que una tabla de póker de estas características recoge la jerarquía de las manos y las posibles combinaciones a realizar y permite clasificarlas según su fortaleza y puntuación probable durante la partida.

Estas manos iniciales suelen conocerse en el póker por sus motes; motes que, por otra parte, vienen dados por las abreviaturas de las cartas que conforman la mano. Así, una pareja de ases (AA; ace, ace) es conocida como American Airlines o Rockets; Pareja de reyes (KK; King, King) es conocida como Cowboys, y así hasta encontrar motes tan divertidos como “canine”, “crabs” o “fishhooks”.

Disposición de las tablas y grado de adaptación

Una tabla de póker se compone de las combinaciones posibles que existen sobre la mesa con la baraja y la modalidad de juego actual, y el número de jugadores presente en la mesa. Por eso, las tablas de póker para torneos están adaptadas y pueden diferir en cada ocasión, aunque la que está hecha para seis jugadores es la más utilizada por adaptarse al número de jugadores más estandarizado en las mesas de juego.

También existen tablas de póker para torneos que utilizan otro sistema, y es el de los porcentajes. Normalmente, la cifra que forma parte del tanto por cien hace referencia al margen de mejora de esa mano con respecto a la jugada actual, lo que permite reajustar la percepción de victoria de la mano antes de que el jugador la haga efectiva.

Este sistema es muy utilizado en televisión por la simpleza con la que es capaz de mostrarse, ya que muestra la mano y la puntuación que en póker se refiere al turn o river, solo en el turn y solo en el river. Estas cifras son complicadas de memorizar, además de inútiles si no se comprenden, por lo que pueden encontrarse en una tabla de valores de póker durante el juego.

Tablas sobre la gestión del bankroll

Otro tipo de tablas de póker que para los torneos de principiantes son de enorme utilidad son las de gestión del bankroll. Básicamente, esta tabla hace referencia al número de jugadores medio por torneo y al número de buyins recomendados en función de tu bankroll. Estas cifras sí que son fijas, y muchos jugadores insisten en estudiárselas desde el principio, aunque no hagan referencia tanto a la puntuación que en póker se puede asociar a cada mano, como a la probabilidad de no caer en una espiral de pérdidas que acaben por desembocar en una bancarrota del jugador.

La norma establece un número de buyins recomendados que quedaría de la siguiente manera: 24 para una mesa de 9 jugadores; 69 buyins para 45 jugadores; 103 buyins para 90 jugadores; 154 buyins para 245 jugadores; 219 buyins para 550 jugadores; 289 buyins para 1200 jugadores y 375 buyins para 2600 jugadores.

Otras opciones: gráficos de ‘Nash Poker’

Se entiende por “nash poker” un estilo de juego equilibrado donde dos jugadores juegan en su rango óptimo. En base a él se establece un gráfico push / fold para jugar mano a mano que permite al jugador saber si debe ir con todo o retirarse en momentos específicos de la partida. Estas tablas son especialmente útiles en el versus uno contra uno o heads up, donde se juega mano a mano con otro jugador.

Estos gráficos de plegado automático forman parte de la estrategia profesional de póker, y utilizan los principios más avanzados de la estadística aplicada al póker para establecer una relación entre la probabilidad de ganar yendo con todo o si resulta más beneficioso retirarse y ceder la apuesta. No hacen tanto hincapié en la puntuación que en póker tiene cada mano como en la probabilidad de moverse en un rango específico de victorias en función de la mano con la que se juegue el mano a mano.