¡Uno/a no nace aprendido! A pesar de que el póker es un juego relativamente sencillo —al menos de entender—, hay algunas cuestiones que debemos tener en cuenta para poder planificar nuestras jugadas y estrategias. Por ejemplo, conocer cuál es el valor de las cartas de póker—es decir, de las combinaciones— para conformar las manos, pero antes de ello hay que saber también cuántas cartas tiene una baraja de póker y cuáles son los juegos con cartas de póker más populares y en qué se diferencian unos de otro.

En este artículo te explicamos estas sencillas características del póker para que poco a poco vayas familiarizándote con este juego y con el tiempo puedas convertirte en un experto de los diferentes tipos de juegos con cartas de póker. ¡Sigue leyendo para más información!

Cuántas cartas hay en una baraja de póker

La baraja de póker cuenta con un total de 4 subgrupos o palos, como se conoce a estas subdivisiones de cartas, compuestos de 13 cartas cada uno. Estos son: 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, J, Q, K y A. Se trata por tanto de una baraja que cuenta con un total de 52 cartas. Los palos del póker son diferentes entre sí, además, varían de color. Estos pueden ser:

  • Diamantes: 13 cartas. Rojo
  • Tréboles: 13 cartas. Negro.
  • Corazones: 13 cartas. Rojo.
  • Picas: 13 cartas. Negro.

El color de las cartas de póker se utiliza para conformar las manos. Tanto rojo, como negro tienen el mismo valor, sin embargo, una escalera de un mismo color —por ejemplo, 4 + 5 + 6 + 7 + 8 de corazones— tiene más valor que una escalera con colores combinados —aunque esta sea más alta—. El valor de las cartas de póker varía, por tanto, en función de la combinación de las cartas, incluido el color, las parejas, doble parejas, tríos… Hay que tener en cuenta, así mismo, que al total de las cartas de póker se le podrá añadir uno o dos comodines, aunque en la mayoría de las modalidades de los juegos con cartas de póker no suele estar permitido. Por lo general, ocurre en las partidas privadas.

Diferentes tipos de juegos con cartas de póker

Después de responder a cuántas cartas tiene el póker y hacer mención al valor de las cartas de póker, es importante que tengamos en cuenta cuáles son los diferentes tipos de juegos con cartas de póker. Debes tener en cuenta que, por lo general, la modalidad entre un tipo de póker y otro varía en función de la cantidad de cartas con las que se conforma la mano —privadas y comunitarias— conforme van avanzando las calles hasta el momento de llegar al showdown —instante en el cual los jugadores enseñan sus cartas y descubren sus jugadas—. Estos son los diferentes tipos de juegos con cartas de póker más populares y los que cuentan con mayor aceptación en las casas de apuestas y casinos virtuales.

Texas Hold’em

El Texas Hold’em es la modalidad de póker más popular y famosa en todo el mundo, concretamente en la versión No Limit. Hay que tener en cuenta que las distintas modalidades de póker se pueden jugar en función de la forma en la que se realizan las apuestas, es decir si es con límite, sin límite o con límite al bote; pero también dependiendo del tipo de torneo, si es Sit & Go, si son torneos multimesa, freerolls, satélites, con recompras, steps, turbo o torneos garantizados; y según la inversión, con dinero real o en prácticas. En el Texas Hold’em se reparten un total de 5 cartas, 2 para cada jugador y 3 comunitarias que se destapan en cada ronda.

Omaha Póker

Es otro de los juegos de póker más populares que existen. La participación entre el Omaha y el Hold’em aglutina al 96% de los jugadores en todo el mundo, aproximadamente. En el Omaha nos encontramos con varias variantes que son conocidas como Omaha Hi —cada mano se la lleva solo un jugador— y el Omaha Hi-Lo —hay dos manos ganadoras, la más alta y la más baja—. La diferencia principal con el Texas Hold’em es que cada jugador recibe un total de 4 cartas de las cuales debe elegir 2 para conformar una mano de 5 sumando las 3 comunitarias.

Póker caribeño

Es otro de los diferentes juegos con cartas de póker. El póker caribeño se caracteriza por jugar las manos de manera muy veloz. En él el jugador compite directamente contra la casa y no contra otros jugadores. Se trata pues de un juego con características muy similares a las del blackjack. En esta modalidad no se utilizan los faroles ni se busca deducir la estrategia del oponente, aunque el objetivo sigue siendo el mismo: tener las mejores cartas. El premio que se recibe en este caso se corresponde con el valor que tiene cada jugada, a excepción de las jugadas mínimas en las que solamente se recibe el premio de la apuesta inicial.

Póker de 5 cartas

El póker de 5 cartas —o 5 Card Draw— es otra de las variantes más populares. El objetivo de este juego es conseguir la mejor mano posible tras realizar un descarte. Además, no hay cartas comunitarias —como en el Hold’em y el Omaha—. El jugador debe participar en dos rondas de apuestas, una antes del descarte y otra después de él. Cuando hablamos del póker de 5 cartas nos encontramos con un juego de cartas en la cual podemos distinguir dos modalidades, dependiendo del acuerdo previo al que se llegue antes de empezar la partida. Estas son las Ciegas y los Antes. La versión de los Antes es la más popular. En este caso, cada jugador debe pagar una cantidad determinada antes de recibir sus 5 cartas; mientras, en el caso de las Ciegas los dos jugadores a la izquierda del croupier son los que deben realizar la apuesta. La ciega pequeña será el jugador inmediatamente a la izquierda del croupier y la ciega grande el jugador que está a la izquierda de la pequeña.