Considerada por muchos como la palabra o expresión mágica en el póker, un all in en póker significa apostarlo todo, con los riesgos que implica ir con todo en el póker. A poco que conozcas los fundamentos del póker, entenderás por qué esta jugada es tan espectacular y peliculera, y es que apostarlo todo es un movimiento sin retorno. Para entender el alcance de este movimiento y comprender qué significa un all in en póker conviene remontarse a sus orígenes y el momento en el que empezó a popularizarse.

Una jugada nacida en las partidas de póker online

El uso de la expresión “all in” en póker tiene su origen en las partidas en línea de la modalidad Texas Hold’Em sin límite, obvio por otra parte: en otras variantes, ir con todo en el póker solo se producía cuando uno de los jugadores veía cómo su resto ni siquiera era capaz de cubrir el mínimo de apuestas de la mano.

Con el auge del póker online y la popularización de la modalidad No Limit Texas Hold’Em, el all in en póker se ha convertido en la piedra angular de muchas de las partidas de póker que se disputan en línea a día de hoy. Pero, ¿qué motiva exactamente la aparición de los denominados olin en póker?

En el póker clásico, un jugador podía seguir en la mano aunque en ese momento no tuviera dinero en la mesa que pudiese cubrir la apuesta. Sin embargo, la llamada “norma all in de póker” establece que ningún jugador podrá ser forzado a perder una mano de póker por no tener fichas suficientes como para pagar la apuesta.

De este modo, al ir con todo en el póker se garantiza que se cubre esa diferencia y se aspira a ganar la parte del bote equivalente al montante total de fichas que ha puesto sobre la mesa. Eso sí, la complejidad del olin en el póker es notable cuando son varios los jugadores que deciden ir con todo, ya que se generan botes secundarios que varían en función de las cantidades involucradas.

La complejidad de la regla all-in

Como siempre ocurre en el póker, un all in esconde mucho más de lo que parece y se puede jugar con este movimiento de muchas maneras para sacar mucho más beneficio de él- Por ejemplo, cuándo hacer un all in o cuándo pagar el de nuestro oponente puede influir y mucho en las probabilidades de victoria de uno u otro jugador. Un factor que adquiere protagonismo a estas alturas es el de “pot odds”, concepto que hace referencia a las probabilidades del bote. Pero, ¿qué son exactamente las probabilidades de bote?

La expresión pot odds hace referencia a la proporción existente entre el tamaño del bote y la apuesta que nos vemos obligados a hacer para continuar en la mano. Cuando los pot odds son más altos que los odds, entonces debemos pagar la apuesta o el all in si este se ha producido.

Esta es solo una muestra de lo complejas que pueden resultar en el all in y en el póker las reglas de juego, con múltiples variantes y cálculos que hacer. A pesar de lo beneficioso que es un olin de entrada, para jugarlo con maestría se requiere experiencia en conceptos medios y en cálculo de probabilidades.

Consejos elementales para hacer all in durante una partida de póker

Cualquier jugador puede hacer un all in y hay dos contextos en los que se puede producir: cuando el jugador simplemente decide apostar todas sus fichas o cuando otro jugador ha hecho una apuesta igual o superior que tu stack de fichas (recuerda que, si por ejemplo la apuesta es de 1.000 y tu solo tienes 800, tendrías que apostar los 800 para mantener la apuesta y los 200 sobrantes se acumularían en un bote paralelo por el que tú ya no jugarías).

Hacer un olin en póker es mucho más que jugarse el tipo a una sola mano: conlleva una serie de connotaciones de las que el resto de jugadores también puede beneficiarse o salir perjudicados. En el all in y en el póker, las reglas deben tenerse claras para sacar el máximo partido de la jugada, pero el beneficio que sacan los jugadores de la victoria difiere en función del momento y el dinero que haya sobre la mesa.

Veamos un ejemplo de un all in dual para que veas exactamente qué significa hacer all in en póker. Supongamos que hay un bote de 200 euros y que a ti solo te quedan 50. Tu rival lo apuesta todo, los 200 euros, y tú para no descolgarte de la apuesta debes ir con todo. Para hacer call, pones tus últimos 50 euros en el bote. La diferencia que no has podido igualar es la que se lleva tu contrincante en primer lugar.

Aunque ya sepas qué es un olin en póker, debes manejar otras variables además de las diferencias y los excedentes de las apuestas. Como te comentábamos antes, una de las claves está en los botes secundarios y en los pot oods.

Cuando tres o más jugadores están en la mano, es común confundirse, sobre todo cuando hay un bote principal y tres secundarios. Además, como es mucho más común hacer un all in en el póker online y las reglas son bastante claras al respecto, hay jugadores que se suelen confiar y no prestan atención a lo que sucede en la mesa.

Por eso, cuando decimos que es un olin la jugada que en el póker más puede poner en jaque tu posible victoria, es cierto: al haber varios botes secundarios y no pudiendo optar todos los jugadores al mismo, los montantes de ganancias finales de los rivales pueden verse alterados y no tener nada que ver con las previsiones iniciales, lo que exige tener la mente despierta en todos los compases del juego, por mucho que nos guste disfrutar de una partida de póker en línea desde el sofá de nuestra casa con un refresco en la mano.