Si quieres ponerte al día como un profesional dentro del mundo del póker moderno, una de las cosas que tienes que aprender es el ICM póker. Si aprendes a calcular correctamente el ICM, podrás tener la certeza de que comenzarás a crear unos buenos cimientos. En consecuencia, evolucionar en este mercado tan competitivo te resultará más sencillo.

¿Qué es el ICM?

Las siglas hacen referencia al término en inglés Independent Chip Model. Su objetivo principal es el de conocer el valor de cada una de las fichas dentro de un determinado momento de la partida de póker.

Hay que tener en cuenta que el valor de una ficha no es igual al comenzar la partida, en la mitad o al finalizarla. Por ese motivo, cada vez son más los profesionales que apuestan por aprender a calcular el ICM.

¿Qué mide realmente el ICM?

Hay una gran diferencia entre las partidas de cash y los torneos de póker. Mientras que los jugadores de cash en todo momento saben cuál es el valor de las fichas, los jugadores de los torneos no lo saben con certeza. Aquí es donde se encuentra en juego el ICM, el cual nos permite saber más o menos cuál es el valor de cada ficha en cada momento de la partida.

¿Cómo puedo calcular el ICM?

Como ya vimos en este artículo sobre el ICM póker, aprender cómo funciona y calcular el ICM no es un asunto fácil. Hace falta bastante tiempo y, sobre todo, interés en aprender para conseguir poco a poco realizar todos los cálculos necesarios. Aunque es tal el interés que suscita el tema para los jugadores de póker de todos los niveles, que ya no tenemos que machacarnos la cabeza haciendo cálculos, sino que podemos usar una calculadora ICM que nos ayude a hacer los cómputos de manera automática.

Por otro lado, el stack es realmente muy importante. Cada salto de premios hace que el valor de una ficha sea uno u otro. Dependiendo del número de puntos que tengamos en cada momento, tendremos más opciones de dar el salto al siguiente premio o no. Para hacernos a la idea, cuanto más evolucionado llevemos el juego, más valor perderemos a la hora de perder fichas. Es decir, si perdemos de 10 ciegas la mitad, podemos concluir que los movimientos han sido un desastre. En cambio, si tenemos 300 y ganamos las cinco que hemos perdido podemos decir que es un movimiento irrelevante.

El objetivo del ICM es medir cada stack de los que quedan del torneo y así calcular las probabilidades que tenemos de ganar el torneo o quedar en las diferentes posiciones. Calcular la primera posición es lo más sencillo, pero calcular las posiciones siguientes es más complicado, de aquí que muchas personas opten por usar la calculadora.

Ejemplo de ICM

Para comprender a fondo cómo funciona vamos a poner un ejemplo claro. Supongamos que en el torneo actualmente quedan 4 jugadores y que el torneo es de 10 euros. Esto hace que los resultados queden así a la hora de saltar al siguiente nivel para que queden 3 jugadores:

  • 50 euros
  • 30 euros
  • 20 euros

Teniendo en cuenta que, si el chipleader cuenta con la mitad de las fichas que son 5000, el shortstack 1000 y los otros dos 2000 cada uno, podemos concluir que, a la hora de calcular el ICM, quedará de la siguiente manera:

  • 5000 fichas: 37.18 euros
  • 2000 fichas: 22.33 euros
  • 1000 fichas: 14.17 euros

Evaluando los valores conseguidos, los cuales se pueden conseguir fácilmente a través de la calculadora ICM, nos damos cuenta de que el stack de más fichas tiene un valor mucho más alto que el del segundo premio. Es el valor que tienen las fichas en cada momento, pero ese valor se irá modificando.

Normalmente, el jugador que tiene más fichas es más propenso a ganar a medio y largo plazo más premio que los que tienen menos fichas.

Trucos que aprendemos con el ICM

En realidad, el ICM no se puede calcular sobre la marcha a no ser que tengamos mucha agilidad y contemos con una calculadora ICM. Para comprenderlo, lo mejor que podemos hacer es estudiarlo y usarlo en situaciones dudosas para poder sacar nuestras propias conclusiones. Con esas conclusiones nos resultará mucho más fácil obtener nuestras propias reglas generales.

Realmente, con el ejemplo anterior y conocimiento algunos conceptos básicos será más fácil entender la dinámica y así poder actuar de manera adecuada en un torneo de póker. Como en todo, hay que practicar y los torneos que se televisan son de gran ayuda a la hora de coger práctica.

  • Es importante saber que el ICM aconseja siempre mejor en rangos cerrados de call en torneos que en cash.
  • Hay que aprender que la primera ficha que tenemos es la más valiosa, por ese motivo la tenemos que cuidar al máximo. Recuerda, doblar en puntos no significa doblar el valor en dinero del stack. Ese valor siempre es inferior al doble.
  • Si jugamos correctamente siguiendo las normas del ICM tiene más impacto en la burbuja que en el resto de los saltos dentro de los premios interesantes.
  • A no ser que tengamos mucha ventaja frente a los rivales hay que evitar en la medida el all-ins. Sobre todo, cuando haya jugadores con muchas menos fichas en la mesa.
  • Un stack medio siempre tendría que impedir los flips dentro de la burbuja.
  • Normalmente, cuando estamos dentro de la burbuja es fácil que los bigstacks intenten atacar a los stacks medios para intentar eliminarlos de la partida.