En las partidas de NLH se exige habilidad técnica y un gran instinto para dar con la tecla. Saber esperar el momento adecuado es vital en el póker, pero más en las partidas de Texas Hold’em sin límite.

Cuando hablamos de una estrategia big stack (BSS, Big Stack Strategy en inglés), nos tenemos que referir sí o sí a la gestión del bankroll, algo vital en esta modalidad. Será precisamente esa capacidad para gestionar tu bankroll, junto con el desarrollo de un estilo de juego tight-aggressive, la que te permita desarrollar tu estrategia big stack en una partida de siete a diez jugadores (full-ring).

Qué es una estrategia big stack

Gestionar el bankroll es un concepto muy trillado en póker. Pero, ¿sabes de verdad lo que implica? Pensemos por un momento en el stack que tenemos en la mesa. El dinero de las mesas de póker debe ser visto como una inversión, como una operación financiera.

Evidentemente, no te aventurarías a tirar el dinero de cualquier forma sin saber qué operación estás llevando a cabo en el mercado ni las posibilidades que tienes o no de obtener un buen retorno de la inversión, ¿verdad? Pues en el póker, lo mismo.

Saber gestionar el bankroll te permitirá sacar todo el partido posible a tu estrategia dentro de los límites seguros de la jugada. Pecar de imprudente es igual de malo que pecar de excesivamente conservador; si gestionar tu bankroll, podrás estirar todo lo posible tu juego para aprovechar todas tus oportunidades.

La gestión del bankroll aplicada a una estrategia big stack se basa en tres condiciones para poder desarrollarse:

  • Mesas full-stack. Te unes a mesas con el stack lleno, 100 BB. 100 ciegas grandes equivalen a un buy-in.
  • Subes el límite. Cuando tengas 25 buy-in del siguiente límite superior, subes a ese límite.
  • Bajas el límite. Cuando tengas solamente 25 buy-in del límite inferior anterior, bajas a ese límite.

¿Qué ocurre si te unes a una mesa con un límite por encima de las posibilidades de tu bankroll? Que serás una presa fácil, todo un caramelito por el que babearán todos. Los “despistados” como tú que acaban en partidas con un límite demasiado alto para su stack sois carne de cañón para los tiburones que ansían sacaros todo el dinero antes de fulminaros. Moraleja: ajústate siempre a partidas con un límite apto para tu bankroll. Hará el juego más divertido y competitivo.

Saber gestionar el bankroll es algo que se aprende durante toda la vida. Es más, no saber gestionarlo ha llevado a jugadores excelentes a la ruina. Esa capacidad de gestión la debes complementar con un estilo de juego que resulte rentable, y ese es el TAG.

Los jugadores tight-aggressive son los más proclives a elaborar una buena estrategia big stack en partidas de No Limit Hold’em. ¿En qué se caracteriza el estilo de juego tight-aggressive? En lo siguiente:

  • Muy selectivo con las manos. Jugar tight significa que no juegas todas las manos. Todo lo contario: eres muy selectivo a la hora de decidir qué manos juegas y cuáles dejas pasar. Pero ojo: muchas cartas parecen débiles y, en realidad, no lo son. Y lo mismo sucede al revés: cartas potentes que luego te dejan en cueros, como K J, de valor muy alto, pero con poco partido que sacarles dependiendo de la jugada.
  • No tienes por qué acabar en todos los cara a cara. Olvídate de llegar a cada showdown, aunque tengas una mano que puedas considerar fuerte. Al showdown se llega con algo fuerte de verdad, Un jugador TAG, cuando llega al enfrentamiento final, es que tiene ligada una muy buena mano.
  • Lleva la voz cantante y no te limites a ver. Apuesta tú si otros no lo hacen, haz raise cuando lo consideres. Saca partido de las pifias de los rivales. Pifias que, casi siempre, se producen por forzarles a tener que tomar una decisión bajo presión.

Un jugador bajo presión que toma buenas decisiones constantemente, o bien es un fish que está teniendo la suerte de su vida, o bien es un profesional que ha calado tu juego. Sea lo que sea, inducir a error al rival te dará mucha información sobre sus capacidades y su juego.

  • Juega siempre IP (in position). El juego OOP (out of position) no va con los jugadores TAG. Eso es porque, si tú tienes posición sobre tus rivales, ellos tendrán que hablar antes que tú en una ronda de apuestas.

Esto te otorga una ventaja importantísima, dado que te estarán dando una gran cantidad de información que puedes usar en tu beneficio para darle forma a tu estrategia. Eso es un lujo, maximizando la rentabilidad y pudiendo materializar tu estrategia big stack en una partida de No Limit Hold’em.

Como ves, para que tu estrategia big stack funcione es importante trabajar la gestión del bankroll, algo fundamental en las partidas de No Limit Hold’em full-ring, donde para ganar necesitarás adoptar un estilo de juego tight-aggressive para maximizar tus probabilidades de ganar.

Normalmente, la estrategia big stack es una estrategia aplicable a jugadores avanzados. La toma de decisiones es más compleja, entran en juego varios factores y se deben dar una serie de condiciones para poder dar forma a una estrategia BSS.