El glosario del póker está repleto de terminología que para los más novatos puede ser difícil de asimilar. En el póker, uno de los momentos de mayor importancia es cuando el dealer, conocido tradicionalmente como el croupier, hace el reparto inicial de cartas.

Durante el transcurso de las partidas, es común escuchar cómo se habla de las cartas en el pre flop, cómo se desarrolla el flop, qué carta sale en el turn y lo importante que es el river para la resolución de la partida. Los menos experimentados en el póker captarán qué es lo que está ocurriendo más o menos en la mesa, pero no tendrán ni idea de qué quiere decir. El pre flop en el póker, ¿qué es exactamente? ¿Y qué es el flop en póker? Te lo contamos todo sobre estas partes fundamentales en el desarrollo de una partida de póker.

Entendiendo los conceptos del póker: pre flop, flop, turn y river

Cuando no tenías ni idea de póker y has visto televisado algún torneo por mera curiosidad, seguro que no entendías nada cuando empezaban a mencionar conceptos como el flop, el turn o el river. ¿Eso del pre flop en el póker, qué es? ¿Qué es un flop en póker y por qué no se reparten siempre las mismas cartas?

Vamos a explicarte cómo se estructura una partida de póker en su variante Texas Hold’Em, la más común. El dealer reparte al inicio dos cartas tapadas a cada jugador. Esto es el pre flop, el momento previo a la partida en el que únicamente se recibe ese par de cartas y no se abre el juego. Al acabar el reparto, da inicio automáticamente el flop.

¿Qué es un flop en póker? Muy sencillo: el dealer, al repartir dos cartas a cada jugador y cerrar el pre flop, empieza a repartir cartas comunitarias, esta vez destapadas. En primer lugar, se reparten tres de las cinco que conforman esta serie de cartas comunes. Esta es la respuesta a la pregunta recurrente de qué es un flop en póker, e indica el momento en el que el juego se abre. A partir de aquí, cada jugador tratará de estudiar a los rivales en base a sus apuestas, sus gestos y su manera de reaccionar para tratar de identificar el perfil de jugador de cada uno (desde Loose Passive a Tight Aggressive).

Al acabar la ronda, empieza el turn. En el turn, el dealer añade una única carta boca arriba a las cartas comunitarias, y se vuelve a repetir la ronda de apuestas donde cada jugador es libre de pasar, apostar o envidar. Al finalizar las apuestas, pasamos al river. ¿Qué es el river en el póker? Es la carta extra, la última, que añade el dealer a las cartas comunitarias.

¿Es más importante el flop o el river en el póker?

Aunque muchos jugadores insisten en que el pre flop en póker sí que es lo más importante, en realidad se da la casualidad de que es el river en el póker lo más decisivo de todo. Y es que el river está estrechamente relacionado con el concepto de draw póker, que se refiere a la posibilidad de hacer una escalera o incluso una escalera de color, la mano más alta.

No obstante, muchos jugadores se preguntan qué es el river en el póker exactamente porque es un término que se presta a confusión. Normalmente, en las variantes Omaha o Texas Hold’Em es el término que designa a la quinta y última carta comunitaria, aunque algunos también emplean este término para referirse al Seven Card Stud. En Texas Hold’Em y Omaha, el river puede ser la quinta carta comunitaria o la cuarta ronda de apuestas.

Cómo jugar el river en póker

A pesar de lo importante que es el flop en póker, ya que es el momento en el que se empieza a descubrir y clasificar el juego de cada rival, el sentimiento generalizado es que las estrategias en el river son las decisivas porque es el momento previo al showdown.

El juego cambia sensiblemente en este tramo de la partida. Durante el pre flop y el flop, las estrategias se basan mayoritariamente en hacer uso de manos con mayor margen de mejora y en acumular más bote si la mano que tenemos es lo suficientemente buena, haciendo lo que se conoce como “value bets”. Pero, llegados a este punto, el juego cambia y se deben tener en cuenta los datos recabados en las rondas previas.

La importancia del river estriba en que es el último intento de poder entender las dinámicas del juego de los rivales antes del enfrentamiento final. Por eso muchos afirman que es el river en el póker la fase más importante.

En el momento tengamos jugadas no muy fuertes, debemos comprobar la fuerza de los rivales poniéndolos en una mano. Si se demuestran ser fuertes, no intentes marcarte un farol. Por el contrario, si somos nosotros los que demostramos fuerza y detectamos que nos creían débiles, entonces sí podemos farolear. Pero mucho ojo al bote: el tamaño de la apuesta final será decisivo para determinar si nuestro farol acaba saliendo bien o mal.

Por tanto, la idea es la de apostar las mejores manos y renunciar cuando veamos que no tenemos una mano lo suficientemente fuerte. Los faroles debemos reservarlos solo cuando veamos que pueden ser efectivos, y para muy contadas ocasiones en las que estemos totalmente seguros de que puede salir bien.