¿Alguna vez has escuchado el término backdoor en póker? ¿Y si te dijera que lo has utilizado infinidad de veces en tus partidas sin saberlo?

Familiarizarte con los términos propios del póker no solo te ayudará a tener una visión más global y completa del juego, sino que, además, te abrirá la puerta a las ganancias, pues tendrás un mayor control en cada una de tus manos.

Especialmente común en la variante Hold’em, el backdoor poker está más presente en las mesas de lo que imaginas. Y en este artículo te explicamos por qué. Hoy hablamos del backdoor, un concepto que debes incluir en tu glosario de póker y que enriquecerá enormemente tu juego.

¿Qué es un backdoor en poker?

El término backdoor significa, literalmente, “puerta de atrás”. Se trata de una jugada muy habitual en las partidas de póker, ya que muchas manos se resuelven precisamente gracias a esta estrategia.

De hecho, el significado “puerta de atrás” es especialmente significativo, ya que, con esta estrategia, puedes obtener una buena jugada de manera totalmente inesperada, pues no contabas con ella de antemano.

El backdoor se corresponde con aquella jugada en la que ligamos una mano con la cuarta y la quinta carta, es decir, con el turn y el river. Por lo general, se apuesta por esta jugada cuando se tiene un proyecto de escalera o de color.

El backdoor, también conocido como “proyectos a dos cartas”, como podemos imaginar, está asociado a la estrategia, como el bluffing o faroles. Los proyectos de escalera que pueden completarse a través de un backdoor son el principal motivo por el que muchos jugadores emplean esta estrategia.

Ahora bien, como en otras estrategias de póker, el backdoor ha de llevarse a cabo basándonos en un cálculo de probabilidades, así como otros factores que nos harán decantarnos por seguir o no apostando.

En cualquiera de los casos, ante una inversión cuantiosa, un backdoor no es recomendable, pues no es una jugada con grandes probabilidades de llegar a buen puerto. No obstante, siempre que la balanza del juego esté a nuestro favor, podríamos lanzarnos e intentar convertir una buena jugada en una mano superior.

Tipos de backdoor

El backdoor, proyecto a dos cartas o jugada runner-runner, se divide en dos tipos en función de la mano a la que se aspira: escalera o color.

En el caso de que consigamos color con el turn y el river, estamos ante un backdoor flush. Por el contrario, si conseguimos escalera, hablaremos de backdoor straight. A continuación, te detallamos ambos conceptos.

Backdoor flush

En un backdoor flush poker necesitarás dos cartas consecutivas del mismo palo para completar el color.

¿Cuántas manos no se han ganado con esta estrategia? Lo cierto es un backdoor flush es bastante frecuente. Pese a ello, estamos ante un proyecto con pocas probabilidades de completarse. Se estima que tanto solo existe en torno al 5% de posibilidades para conseguir un color con un backdoor flush.

Ahora bien, si la cuarta carta, esto es, el turn, te es favorable, las probabilidades aumentan. Si te encuentras en esta tesitura, habrás de plantearte las siguientes cuestiones para determinar si debes o no seguir apostando.

  • ¿Cuál podría ser la mano de mis rivales?
  • Además del backdoor flush ¿podría conseguir algo más?
  • ¿Cuánto debería apostar de mi bankroll?

En caso de que, tus rivales, puedan tener un mano fuerte, lo recomendable es abandonar el proyecto, pues, literalmente, te lo estarás jugando todo a una carta. Por lo que respecta a la segunda cuestión, si solo dependes del proyecto de color, recuerda que se habla de un 5% de probabilidades de que resulte satisfactorio.

En cuanto a la pregunta sobre qué debería apostar, si te planteas continuar la jugada, habrás de valorar la inversión. En cualquiera de los casos, te recomendamos que no sea muy alta y que, además, tengas en cuenta varios aspectos, como el bote acumulado, para terminar de decidirte.

Backdoor straight

En un backdoor straight necesitarás que las cartas del turn y el river completen tu proyecto de escalera.

En este caso, imagina que, como jugador, tienes en tu mano un as de picas y 7 de corazones. En el flop, aparecen las siguientes cartas: 2 de corazones, 4 de tréboles y rey de picas. En caso de que, en el turn y el river, se descubra un 3 y un 5, de cualquier palo, obtendrías una escalera.

De nuevo, las probabilidades de conseguirlo son bajas, por lo que habrás de valorar los factores antes mencionados para decidir cuál será tu próximo movimiento. Recuerda que, también, se puede obtener color y escalera al mismo tiempo en una mano mediante la estrategia del backdoor.

Aspectos a tener en cuenta en un backdoor

Ahora que ya sabes qué es un backdoor poker y qué tipos hay, te brindamos una serie de consideraciones que has de tener en cuenta en tu próxima partida de naipes.

Es difícil enfrentarse a un backdoor nuts

Otro de los conceptos útiles en el mundo del póker es nuts, o lo que es lo mismo, la jugada más alta posible que se puede formar con las cartas de la mesa.

En caso de hacer un backdoor nuts, y obtener escalera, color o ambas, y corresponderse con la mejor jugada de la mesa, difícilmente la mano de cualquier jugador podrá enfrentarse a la tuya.

Los backdoor straight pasan más desapercibidos

Los proyectos de color son más evidentes que los proyectos de escalera. ¿El motivo? En caso de completarse, tiene que haber tres cartas sobre la mesa del mismo palo.

Sin embargo, los proyectos de escalera pueden esconderse y disimularse mejor, lo que realmente es una ventaja. Combinar un backdoor straight con un farol, puede darte una victoria.

Ayúdate de la técnica de flotación

El floating o flotación es una jugada con la cual partimos de una mano no muy fuerte, pero tratamos de igualar la apuesta, con la esperanza de llevarnos las fichas más adelante en la partida, esto es, durante el turn y el river.

Los backdoor son jugadas perfectas para combinarlas con la técnica del floating. Puedes igualar la apuesta por flotación en el flop y, en el caso de que la carta del turn haya, por un lado, perjudicado al contrincante y, por otro, nos haya beneficiado, abriendo un proyecto de escalera o color, apostamos para llevarnos el bote.

En caso de que el rival lo vea e iguale la apuesta, tendremos algunas posibilidades de completar el proyecto o de marcarnos un farol en el river.