La historia del Blackjack es fascinante. Pocos juegos de cartas pueden relatar una odisea tan memorable como la que vivió este juego de cartas de fama mundial.

Hoy en día, la modalidad online, nos permite jugar cuando queramos y desde donde queramos, no solo al Blackjack sino, también, a un sinfín de juegos de cartas. En el siglo XVI, momento en el que el Blackjack – conocido entonces como 21 – comienza sus andanzas en Europa, la realidad era bien distinta. Sin embargo, los intercambios comerciales, las batallas o los viajes permitieron difundir la cultura popular de los diferentes países y, con ella, los juegos de cartas.

El 21 es una mezcla de otros juegos de cartas europeos, como la 7 y media española o el sette e mezzo italiano. El 21 fundió la dinámica y las reglas de los juegos de moda en el momento, gustando tanto que conquistó los salones de la aristocracia y dio el salto a Norteamérica, donde, el 21, fue bautizado como Blackjack.

Pero, el paso de los siglos, ha traído modificaciones, versiones y tipos distintos del Blackjack original, creando modalidades de lo más emocionantes y lúdicas.  Pero, antes de sumergirnos en las más populares, te contamos en qué consiste este juego.

¿Qué es el Blackjack?

El blackjack es uno de los juegos más famosos en los entornos de juego y casinos. Nuestro objetivo como jugadores es conseguir 21 puntos o, en su defecto, el número más cercano posible sin pasarnos de dicha cifra.

Para jugar a este juego se emplea la baraja francesa de 52 naipes sin comodines (joker), y dependiendo del casino o sala online, el mazo contendrá de 1 a 8 barajas, siendo 6 el número más habitual.

Jugadores

Nuestro rival es la banca. El juego arranca con el reparto de dos cartas, cuyos valores se suman. Si hemos tenido la gran suerte de empezar la partida con dos cartas que suman 21, se denomina Blackjack. La mejor jugada. En caso de que nuestras cartas iniciales no sumen 21, podremos pedir cartas a la banca hasta conseguir 21 o un número cercano. Si nos pasamos, perdemos, independientemente de la cifra que consiga la banca.

Banca

Las reglas de la banca están muy bien definidas y nosotros, como jugadores, habremos de tenerlas muy presentes. Si la suma de las cartas de la banca es 16 o menos, debe pedir carta obligatoriamente, pero, si suman 17 o más, se debe plantar.

En este punto te preguntarás: ¿cuándo pierde o gana la banca? Es muy sencillo: la banca ganará tanto a los jugadores que se pasen de 21 como a aquellos que tengan una jugada de menor valor. Por otro lado, empatará con aquellos jugadores que tengan la misma cifra. En cuanto a su derrota, se produce cuando los jugadores tienen una mano superior a la suya. En caso de pasarse, la banca perderá ante todos aquellos que se plantaron, independientemente de la cifra que hayan conseguido.

Podemos pensar que ganar en el Blackjack depende de la suerte o de cómo nos caigan las cartas. Lo cierto es que, pese a que hay una parte de verdad en esta creencia, los jugadores pueden seguir una estrategia muy útil a la hora de plantearse cómo ganar en blackjack.  ¿Quieres saber cuál? No dejes de leer.

Modalidades de Blackjack

Explicadas las reglas básicas y el objetivo de este juego de cartas, os contamos algunas de sus modalidades más famosas que todo amante de las cartas debe conocer.

Las modalidades de Blackjack son una de las mejores alternativas en caso de que el clásico Blackjack comience a ser repetitivo. Todas ellas comparten aspectos en común, pero difieren lo suficiente como para satisfacer a los usuarios y disfrutar de una manera diferente.

Blackjack americano

La peculiaridad del Blackjack americano radica en que, el crupier, ha de mostrar una de sus cartas iniciales. Si se corresponde con un As o con un 10, deberá mirar su otra carta. Si con ambas consigue Blackjack, termina la partida. Aquellos que tengan Blackjack también, podrán mantener su apuesta, mientras que aquellos que no, la pierden.

Blackjack europeo

De nuevo, el crupier tiene mucho que decir en esta modalidad. Aquí, nos encontramos con una peculiaridad de lo más llamativa:  se juega con un total de 8 barajas de cartas, las cuales se mezclan tras cada vuelta. ¿La razón? Evitar a los jugadores que puedan contar cartas blackjack.

El juego comienza con el crupier repartiéndose una única carta. Los jugadores realizan sus correspondientes jugadas y, cuando terminan, el crupier se reparte su segunda carta y descubre la suma que posee. Así, esta modalidad se caracteriza porque, la banca, juega al descubierto.

Blackjack Spanish 21

Al comienzo, hemos mencionado que el juego de Blackjack emplea la baraja de 52 naipes. Dado que estamos en la modalidad Spanish, emplearemos la baraja de 48. Se trata de una de las variantes más complejas, pero también más dinámicas que podemos encontrar.

Una de sus grandes peculiaridades, además de la ya mencionada, es que, a la hora de doblar mano y apostar, el jugador coge la carta que va a definir su jugada. Si la carta escogida no le convence, puede renunciar a su mano y regresar a la apuesta previa.

Estrategias y trucos de Blackjack

A diferencia de lo que pueda parecer a priori, el blackjack es un juego repleto de estrategia.

La estrategia básica blackjack constituye un modelo teórico en forma de tabla, muy fácil de comprender y de poner en práctica que aumentará tus probabilidades de ganar en el blackjack. Lo mejor de todo es que puede aplicarse a cualquier tipo de mesa. Además, bien puedes usar la tabla de estrategia de Blackjack en las partidas o bien puedes optar por memorizarla, para realizar las apuestas de forma rápida y efectiva.

Se basa en probabilidades estadísticas que nos ayudan a decidir qué hacer en cada mano: pedir carta, plantarnos, doblar o separar cartas dejará de ser una incógnita siguiendo la estrategia blackjack.

Aunque, si consideras que tu nivel es muy inicial, te dejamos unos útiles trucos blackjack para que empieces a obtener tus primeras victorias:

  • Plántate con 17: con esta cifra, tanto las probabilidades de pasarnos como la de superar a la banca son muy altas. En esta situación se recomienda plantarse.
  • Divide con ases y ochos: el as es la carta más fuerte, ya que vale 11 puntos. Si tienes dos y los divides, tendrás dos opciones de conseguir 21. Si tienes dos 8, tienes 16, la peor mano del blackjack. Dividiéndolos puedes optar a mejores jugadas.
  • Ante un as del rival, plántate: si la banca u otro jugador obtiene un as, significa que, si en la siguiente mano reciben con una carta valor 10, obtendrán blackjack.