El uso de las matemáticas aplicadas al póker no es algo tan descabellado, puesto que cualquier estrategia que se siga en los juegos de cartas, es llevaba a cabo por la lógica, la cual está también muy relacionada con las mates en general. Aunque en el colegio nos pudiera suponer una de las asignaturas “hueso” en las que muchas personas caían y no se les veía una salida productiva a las sumas y la resolución de ciertos problemas, ya que se pensaba que no servían para la vida diaria, bien es cierto que, cuando analizas correctamente cualquier operación que hacemos en nuestro día a día, realizamos cálculos, analizamos movimientos o programamos, algo que tiene también mucha importancia en las matemáticas.

Cuando hablamos de las matemáticas del póker, nos encontraremos con que, si se saben utilizar de manera correcta, tendrás en tu mano la posibilidad de ganar una gran cantidad de partidas y, por supuesto, de dinero, debiendo decirte que los mejores jugadores de póker profesional de todo el mundo tienen una capacidad memorística enorme, pero sobre todo, saben muy bien de matemáticas.

¿Cómo usar las matemáticas aplicadas al póker?

El póker es un juego en el que conviene saber bastante bien las combinaciones de las cartas, por lo que, a diferencia de lo que muchos pueden llegar a pensar, se trata de un juego en el que se necesitará tener a nuestro alcance una cantidad enorme de estrategias y tácticas para lograr llevarnos la mesa. En este juego lo importante no solo va a ser las cartas que tienes en la mano y las que se encuentran en el tapete, sino que también hay que saber contar y analizar las cartas que se descartan los otros jugadores en el caso del póker tradicional o incluso intuir qué cartas puede interesarles a los contrincantes en una partida de Texas Holdem.

Saber utilizar las matemáticas del póker es simplemente esencial para este juego, dejando la suerte a un lado, puesto que, incluso si comienzas con una mala mano y con cartas que no van a ayudarte en un primer momento, te conviene saber que si sabes usar las mates podrás darle la vuelta a la partida y llevártela.

En el caso de los más principiantes, nos encontraremos con que las matemáticas aplicadas al póker se van a centrar casi en exclusividad con la probabilidad de ganar la mano que tenemos o incluso el propio bote final. Este tipo de probabilidades es algo esencial y muy habitual, puesto que analizaremos estos datos para que de esta manera podamos hacernos a la idea si lo que nos conviene es parar de apostar y retirarnos o todo lo contrario, apostar fuerte para ganar.

Perder el miedo a las matemáticas en póker

Deberemos de perder el miedo a utilizar las mates en el póker, como también concienciarnos que estas serán una herramienta más que fiable para lograr una victoria, siempre que sepamos utilizarlas bien. Como hemos comentado, la intuición y la suerte tendremos que dejarlas a un lado, puesto que la intuición podrá hacernos no valorar una buena mano o todo lo contrario, pensar que tenemos una solución a todo, cuando realmente no es así. Con la suerte ocurre exactamente lo mismo. Puede que estemos esperando que la suerte nos sonría, pero mientras que no lo hace, estamos perdiendo el dinero con el que realizamos las apuestas, por lo que se deberá de tomar las matemáticas del póker y usarlas en nuestro provecho.

Utilidad de las matemáticas aplicadas al póker

La primera utilidad es conocer el número de cartas que se tienen en una baraja de póker. Aunque pueda parecer algo lógico, conocer que un mazo va a tener un total de 52 cartas que se encuentran divididas en 4 palos diferentes y cada palo tendrá 13 valores es una manera de controlar las herramientas con las que vas a empezar a jugar. Con estas cartas son las que tendrás que crear combinaciones, debiendo de analizar las probabilidades que tienes de que salga una carta a tu favor o las odds.

El número de cartas te puede ayudar bastante a conocer los outs del flop, puesto que multiplicando por cuatro el número que te vaya a dar, podrás más o menos conocer las posibilidades que tienes para lograr una combinación que te ayude a ganar la partida. Es una práctica que requiere bastantes horas de práctica para que puedas hacerlo casi de manera automática.

Otra manera de aplicar las matemáticas del póker a tu mano es valorar la rentabilidad que tiene, algo que se llama cálculo de esperanza o valor esperado de las cartas en mano. Se debe de saber que, una vez que se ha analizado, puede salir un resultado negativo o positivo, por lo que en el caso de salir un número negativo, tendremos que evitar seguir con la partida puesto que la posibilidad de perder será bastante alta.

Para que puedas tener en mente lo que significa esto de la esperanza matemática, si tienes una moneda y una persona apuesta a cruz y otra a cara, es imposible que se tenga una ventaja o una desventaja en esta tirada, puesto que el cálculo dirá que se tiene un cincuenta por ciento en cada caso de acertar o fallar. Si, por ejemplo, en un dado una persona eligiese cuatro caras y otra solamente dos, el resultado para el primero podría ser más beneficioso puesto que tiene más probabilidades de conseguir ganar con una tirada. Esto pasa exactamente con las cartas del póker, por lo que conviene tener todas las cartas bien analizadas y contadas.

Existen en el mercado muchos libros de estrategia de póker que utilizan las matemáticas para ayudarte a conseguir un mayor análisis de las jugadas que tienes entre manos, como también a saber qué es lo que deberías de hacer en cada momento, para que tu cabeza pueda concentrarse con más facilidad. El estudio de las mates en el póker por medio de libros o incluso vídeos, como con la posibilidad de jugar partidas para interiorizar los conceptos podrá hacerte un jugador profesional.